Cerrado en el Bristol Motor Speedway, los fanáticos de NASCAR establecer un campamento en la puerta junto


No hay espectadores será permitido, como ha sido el caso desde NASCAR comenzó su bien regulado reanudación 17 de Mayo, después de dos meses de cierre accionada por el nuevo coronavirus pandemia.

Pero Deehan la decisión de venir de todos modos, junto con la ciudad de la decisión de lanzar su tradicional alfombra de bienvenida, da fe de algo acerca de la extracción de los deportes que cae entre asistir en persona y animando desde la comodidad de su casa.

Es sentirse parte de una comunidad — la celebración de una experiencia con almas afines que comparten la misma pasión.

Para muchos, la pérdida de ese sentido de comunidad se siente particularmente aguda después de dos meses de relativo aislamiento. Para Deehan, y docenas de otros aficionados de NASCAR, un remedio parcial es convergente en Bristol Earhart Camping de nuevo para una carrera que no puedan asistir.

“Hemos sido bloqueada por un tiempo y listo para salir de la casa”, dijo Deehan, de 77 años, que ha asistido a más de 50 carreras de la Copa NASCAR en Bristol desde la pista inaugurada en 1961. “Ya habíamos planeado ir a Bristol, y así nos dimos cuenta, incluso si no podemos entrar en el estadio, podemos verlo en el TV vía satélite, y podemos escuchar y estar con todos nuestros amigos.”

Se dejó en la universidad de Virginia y Tennessee línea de estado, con aproximadamente la mitad de su 45,000 los residentes que viven en ambos lados, Bristol fue forjado por el trabajo duro, duro a veces y en dos de forma exclusiva Americana de las tradiciones arraigadas en ambos: la música country y el stock de coches de carreras.

Hoy en día, la Cuna de la Música Country Museo del centro de la ciudad rinde homenaje a la antigua, mientras que en el borde de la ciudad, Bristol Motor Speedway, que se llama a sí mismo “El Último Gran Coliseo,” es un gran testimonio de este último.

Como el NASCAR la popularidad explotó a mediados de la década de 1990, Bristol llenó las tribunas tan rápido como su propietario podría agregar, edificio prácticamente recta hacia arriba en vez de inclinados hacia afuera, hasta que toda la 0.533 millas oval estaba rodeada como bateador en la parte inferior de una cara de alta tazón para mezclar.

Incluso después de que la pista se redujo a aproximadamente 130,000 asientos en medio de NASCAR de la recesión, el efecto es ensordecedor en el día de la carrera. El sonido tiene ningún lugar a donde ir.

“Que mejor que use tapones para los oídos sentado en las gradas!”, dijo Deehan, quien dijo que el decibel-las lecturas de los medidores que él ha tomado de su habitual asiento con vistas a su Vez 2 se han registrado 130 decibelios, similar a la de un combatiente de jet despegando y clasificado entre los “doloroso” y “tímpano de la ruptura”.

Es por eso que Deehan se pone de cancelación de ruido auriculares cuando el 40-coche del campo de 750 caballos de fuerza motores de fuego.

Con tantos coches atascados en el alto-los bancos de hormigón de forma ovalada, hay un montón de fender-golpeando la puerta, golpeando y demolición. Y no hay un mal asiento dadas las tribunas’ fuerte subida, sin vistas obstruidos.

“Se podría pensar que habría un naufragio en una segunda, y una gran cantidad de veces que hay”, dijo Lori Worley, Bristol, director senior de comunicaciones de 1997 a 2013. “Seamos realistas: Que es uno de los lugares de interés para los fans. Ellos aman a los golpes y golpes.”

Pero Bristol nunca ha tenido un seguimiento de la fatalidad, Worley señaló, en gran parte porque los coches no pueden ir mucho más de 130 kilómetros por hora en el apretado de forma ovalada, que hace que sea fácil para los aficionados para animar el caos.

Bristol desde hace mucho tiempo de la pista locutor David McGee, que también es un reportero en el Bristol Herald Courier, describe la pista como un retroceso a la época en la que 500 o 1.000 personas se reúnen para ver hombres intrépidos en reconstruido sedanes de batalla en la plaza de toros de las pistas en las ciudades pequeñas en todo el sur y en el borde de los Apalaches.

“Una gran cantidad de controladores molesta en Bristol y tienden a buscar un poco de justicia en la pista,” McGee añadido, abundando en la pista del recurso de apelación. “Si alguien se pone loco, alguien se hundió.”

Para una persona de 55 raza extienden desde 1982 a 2010, Bristol vendido de cada carrera, incluso después de la capacidad disparado a 160.000, dibujo multitudes que hizo Tennessee de fútbol del día del juego multitudes aspecto pintoresco.

Sólo con tantas habitaciones de hotel dentro de 100 millas de radio de la pista, acampar en el sitio se convirtió en una opción popular.

Pero el atractivo de Bristol es más de lo que sucede en la pista. Es la bienvenida a la pista y la ciudad se extienden, que era un valor fundamental de toda la vida del Bristol Motor Speedway presidente Jeff Byrd.

“Que era de suma importancia con Jeff Byrd: La carrera fan era una extensión de la Bristol Motor Speedway de la familia,” Worley, recordó. “Y que se filtraron a todos nosotros.”

En las últimas décadas, muchos campistas llegan una semana completa temprano, haciendo de Bristol, su base de operaciones anuales de vacaciones de la familia. Que abastecerse de alimentos en la Comida de la Ciudad en el camino a la ciudad y, una vez estacionado, se establece sillas de jardín, de refrigeradores y de cornhole juegos. Muchos de remolque de un extra de vehículos para excursiones de un día a Gatlinburg o visitas a Tennessee Ernie Ford, lugar de nacimiento, el país de museo de la música o de la tres-historia de Grand Guitarra en la carretera Interestatal 81, que, hasta que fue arrasada en agosto, fue el único en el mundo de la guitarra en forma de recuerdos, estudio de grabación, radio y mini-museo de los instrumentos musicales.

Margaret Feierabend, que se trasladó a la zona en 1982 y se ha desempeñado como alcalde de Bristol, Tenn., desde 2018, dijo que ella no apreciar la importancia de las carreras de NASCAR para la economía local hasta que se enteró de que el local cierre de las escuelas el viernes de la primavera y el otoño de las carreras, porque muchos profesores y entrenadores voluntarios para el personal de los stands de concesión o programas de venta y tienda de regalos como recaudación de fondos para las escuelas.

“Ese fue mi wake-up call”,” Feierabend, dijo. “Esta es una gran cosa.”

Para los comerciantes en Bristol revitalizado centro de la ciudad, fin de semana de carrera significa tanto como la temporada de Navidad ocurre en otros lugares.

“El Bristol carreras son todo para Bristol”, dijo Karen Hester, propietario de la Arándano Carril de la decoración del hogar, tienda y el Sur de Churn de Helado y una Tienda de Dulces en la Calle del Estado. “Económicamente, el dinero de esas dos carreras y los aficionados que vienen en es, literalmente, lo que hace que nuestras empresas. Contamos con que cada año las tiendas de abarrotes, gasolineras, tiendas, restaurantes. Es un gran ciclo”.

Con los fans de la prohibición de acudir a la carrera del domingo, Hester sabe de negocios será este fin de semana. Pero cualquier negocio es bienvenida como Bristol intenta salir de la parada que ha afectado a todos los de la tienda, taberna y restaurante, especialmente aquellos en la universidad de Virginia lado de la Calle de Estado, que no puede reanudar el interior servicio de mesa como la de sus competidores en el Tennessee lado de la calle.

Así Hester ha preparado sus tiendas con los fans de la raza’ gustos en la mente de los recuerdos de su 25 sabores caseros de chocolate — en la esperanza de un par de se detendrá por completo y el multitud de clientes habituales se devuelve para NASCAR en septiembre de Bristol carrera.

Una vez NASCAR anunció fans no pudieron asistir a esta carrera del fin de semana, Ashley Earhart Thornsberry dijo que ella y su hermano Aarón no estaban seguros de si abrir o no la familia de los 100 acres camping al lado de la pista. El negocio se inició en 1961 por su abuelo, que a lo largo de los años se dedicó más y más de su granja de productos lácteos a Bristol aficionados a las carreras. Pero tiene tantas llamadas de clientes habituales que quería venir de todos modos, decidieron abrir la sección reservada que viene con conexiones completas viernes por la mañana.

“Algunas de estas personas han estado viniendo durante años,” Thornsberry dijo. “Ellos han visto a mí y a mis hermanos a crecer. Ellos han hecho amigos a través de los años, y que no puede esperar a llegar a Bristol a ver unos a otros.”

Deehan aprovechó la oportunidad para reservar su regular irregular.

Él y su amigo de toda la vida Nadene rodó en Earhart Camping el viernes, aparcada la autocaravana en su habitual lugar (bienes raíces de primera en un escudo con vistas a la pista) y a la cerca temporal para sus tres Jack Russell terrier. Entonces él se puso las sillas, conectado el TV vía satélite y esperaban la llegada de dos grupos de amigos desde el oeste de Carolina del Norte que han sido sus Bristol día de la carrera vecinos durante décadas.

El domingo, van a la parrilla perros calientes, sentarse afuera a una distancia segura, pero lo suficientemente cerca para intercambiar historias y espere a que la bandera verde. Esta vez, Deehan le deje los auriculares en su caso. Él vino todo este camino para absorber el ruido.

Check more Sports News

Source