Revisión | Cómo Trump ha convertido la presidencia en un brazo de su propio negocio

Archiva este en “ten cuidado con lo que deseas”. Durante cuatro años, Estados Unidos ha realizado un experimento en tiempo real sobre lo que puede suceder cuando un empresario asume el cargo más alto del país. Si bien los presidentes anteriores se han jactado de tener experiencia en negocios, Donald Trump es el primero cuya experiencia proviene completamente del sector privado. Para sus fanáticos, esto es una virtud, una marca de su talento y condición de forastero. Mientras tanto, los críticos argumentan que la falta de liderazgo electoral, político o militar de Trump ha paralizado su capacidad para gobernar, respetar y defender las normas democráticas y humillarse al servicio público.

Continuarán los debates sobre cómo la larga carrera empresarial de Trump ha moldeado su carácter y su enfoque de la gobernanza. Sin embargo, en un nivel mucho más concreto y cotidiano, surge una pregunta diferente: ¿Cómo han influido las operaciones en curso del imperio empresarial de Trump en la toma de decisiones presidenciales y la política estadounidense? Esta es la pregunta que aborda Dan Alexander en su nuevo libro, “White House, Inc.”

Alexander, redactor de la plantilla de Forbes (cuyo editor en jefe, Steve Forbes, también hizo campaña alguna vez en la plataforma de hombre de negocios para presidente), ha elaborado el informe definitivo de los negocios del primer presidente multimillonario de Estados Unidos. A diferencia de otros autores que han analizado la carrera prepresidencial de Trump en los juegos de azar, el desarrollo inmobiliario y el mundo del espectáculo, Alexander mantiene el foco en los acuerdos realizados desde 2016. Basándose en el registro público, sus propios informes de cuero y el trabajo de una variedad de periodistas de investigación, todos de fuentes inmaculadas y transparentes, pinta un cuadro completo y condenatorio. Su trabajo lleva a la ineludible conclusión de que Trump no ha dirigido el gobierno como una empresa, sino que ha convertido la presidencia en un brazo de su empresa, abusando grotescamente del poder público para beneficio privado.

“White House, Inc.” es un viaje escrito enérgicamente y altamente legible hacia el mundo opaco y frecuentemente sórdido de la Organización Trump, el grupo que agrupa a unas 500 empresas que operan bajo el nombre de Trump oa través de él. Alexander muestra de manera convincente que el presidente no ha cumplido de ninguna manera su promesa tuiteada de dejar la empresa únicamente en manos de sus hijos Eric y Don Jr. y permanecer “completamente fuera de las operaciones comerciales”. El libro también sigue pistas complejas de dinero que desmienten el compromiso de la Organización Trump de revelar todas sus actividades comerciales en el extranjero y entregar las ganancias obtenidas de gobiernos extranjeros al Departamento del Tesoro. Desde alquilar oficinas a gobiernos y bancos extranjeros en Midtown Manhattan hasta concertar acuerdos inmobiliarios con ciudadanos extranjeros desconocidos, Trump ha creado numerosos conductos para una influencia imposible de rastrear sobre la formulación de políticas estadounidenses.

Exponer esos conflictos de intereses es el objetivo principal de Alexander y el mayor logro del libro. Desde Mar-a-Lago en Florida hasta Turnberry en Escocia, desde Nueva York hasta Pennsylvania Avenue, “White House, Inc.” detalla con autoridad lo que Trump posee, lo que Trump debe y quién le paga el alquiler. De hecho, las listas de activos, inquilinos y deudas de Alexander por sí solas valen el precio de admisión. Está claro, como señala, que cuando un buscador político o un gobierno extranjero alquila una suite en un hotel o reserva un campo de golf, ese dinero fluirá directamente a la cuenta personal del propio presidente.

La capacidad de Alexander para ir más allá de los números hace que el libro sea especialmente atractivo. Si bien la mayor parte del libro se centra en las prácticas comerciales actuales, Alexander también proporciona una síntesis útil del origen de la riqueza de la familia Trump en los tratos complejos y legalmente nebulosos de Fred Trump, el padre de Donald Trump. Asimismo, sitúa la historia más amplia claramente dentro de la larga historia de corrupción política y tráfico de influencias en los Estados Unidos, desde que Benjamín Franklin recibió diamantes del rey francés hasta Citizens United y el papel de donantes ricos como las familias DeVos y McMahon en el Trump. orbita. Las viñetas finales sobre Ivanka Trump, Jared Kushner y el secretario de Comercio, Wilbur Ross, proporcionan estudios especialmente claros y bien documentados sobre cómo los conflictos de intereses se generan inevitablemente cuando los negocios y la política se mezclan sin supervisión.

Si bien Alexander deja pocas dudas de que Trump ha transformado la Casa Blanca en un negocio, también argumenta con firmeza que el presidente no es especialmente bueno en eso. Publicado pocos días antes del informe del New York Times sobre las pérdidas comerciales masivas de Trump y la subsiguiente obligación tributaria de ingresos reducida o nula, “White House, Inc.” argumenta que muchas de las propiedades, campos de golf y otras inversiones de Trump están perdiendo dinero. El Trump International Hotel en Washington, argumenta Alexander, es “menos una fuente de ingresos y más un pozo de dinero”.

Alexander es inquebrantable en sus informes y explícito cuando menciona las diversas formas en que las decisiones comerciales de Trump violan la cláusula de emolumentos, la financiación de campañas y la ley anticorrupción, o los estándares básicos de responsabilidad democrática. Pero también busca la objetividad, comprometido con la verdad sobre la puntuación partidista. No duda, por ejemplo, en contradecir las teorías comunes entre los críticos de Trump: que está arruinado o que al menos hubiera estado mejor simplemente invirtiendo los $ 400 millones (ajustados a la inflación) que su padre le dio en fondos indexados. Por el contrario, Alexander concluye que, a lo largo de su carrera, Trump acumuló al menos mil millones de dólares adicionales en patrimonio neto a través de su propio negocio. Sin embargo, irónicamente, escribe Alexander, si Trump hubiera liquidado su negocio después de ganar la presidencia en 2016 y “reinvertido en un fondo mutuo de base amplia y libre de conflictos que modela el S&P 500”, habría terminado con unos $ 415 millones más rico de lo que es hoy.

En última instancia, lo que hace que “White House, Inc.” Una contribución notable a la panoplia de libros de Trump en el mercado son sus conocimientos sobre la naturaleza secreta y corrupta del mundo empresarial que Trump continúa ocupando, un mundo en el que es un jugador entre muchos. Aunque a la vez fascinante y enfurecedor por derecho propio, los tratos comerciales del presidente también exponen los fracasos e injusticias totales de la economía moderna. Trump y su familia son la encarnación de lo que los chicos cool llaman “capitalismo rentista”. Como desarrollador de bienes raíces, inversionista, gerente de marca y vendedor de influencias políticas, su negocio nunca ha sido agregar valor sino más bien extraer tarifas y rentas, beneficiarse de privilegios y acumular riqueza, todo financiado, como sabemos ahora, por deuda astronómica.

Casa Blanca, Inc.

Cómo Donald Trump convirtió la presidencia en un negocio

Read more Entertainment News in Spanish

Source