Una nutricionista de Harvard y experta en el cerebro comparte los 5 alimentos que come todos los días para agudizar su memoria y concentrarse

Como dietista, siempre le digo a la gente que piense en el cerebro como el cerebro detrás de casi todo: nuestros pensamientos, memoria, concentración, movimientos, respiración, latidos del corazón, y que ciertos alimentos pueden ayudar a hacerlo más fuerte, más nítido e inteligente.

Nuestro cerebro y nuestra dieta también juegan un papel clave en la longevidad. Según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, lo que comemos puede afectar directamente la inflamación y el estrés oxidativo en nuestros cuerpos, los cuales pueden afectar nuestro riesgo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

Hablé con la Dra. Uma Naidoo, psiquiatra nutricional, miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de Harvard y autora de “This Is Your Brain on Food”, sobre lo que come para agudizar su memoria, concentración y salud cerebral en general:

1. Chocolate extra amargo

Chocolate amargo picado

Julia Malynovska | Veinte20

“El chocolate extra amargo está lleno de antioxidantes y flavonoides de cacao que ayudan a preservar la salud de las células cerebrales”, le dice Naidoo a CNBC Make It. “También contiene fibra para ayudar a reducir la inflamación del cerebro y prevenir el deterioro cognitivo”.

Un estudio de 2020 analizó cómo el chocolate negro y el chocolate blanco pueden afectar la memoria de adultos jóvenes sanos. Los participantes que recibieron chocolate amargo tuvieron un mejor desempeño de la memoria verbal dos horas después de consumir el chocolate, en comparación con el grupo que recibió chocolate blanco.

Los investigadores sugirieron que esto se debía al mayor contenido de flavonoides del chocolate amargo, “que puede mejorar de forma aguda la función cognitiva en los seres humanos”.

El chocolate extra oscuro debe tener al menos un 70% de cacao o más, según Naidoo.

Simplemente no exagere con los tamaños de las porciones, dice: “Un metaanálisis sugiere que la cantidad óptima de consumo de chocolate amargo para la salud de nuestros vasos sanguíneos, incluidos los que suministran sangre al cerebro, es de unos 45 gramos. por semana.”

2. Bayas

moras frecas

Viktoryia Vinnikava | Veinte20

“Las bayas están repletas de antioxidantes, fitonutrientes, fibra, vitaminas y minerales”, dice Naidoo. “Estos nutrientes ayudan a retener la memoria y el contenido de fibra ayuda a alimentar a los microbios en el intestino para reducir la inflamación del cerebro”.

Ella sugiere elegir entre una variedad de bayas rojas, azules y negras. Las fresas, por ejemplo, son ricas en flavonoides y pueden ayudar a retrasar el deterioro cognitivo; los arándanos contienen diferentes tipos de flavonoides relacionados con la prevención del estrés oxidativo; y las moras son excelentes fuentes de antioxidantes, que ayudan a la salud de las células cerebrales.

“Comer una variedad de bayas de colores también puede reducir los síntomas de ansiedad y ayudar a defenderse de enfermedades neurodegenerativas como la demencia”, dice Naidoo.

Por lo general, toma media taza o una taza en su ración diaria.

3. Cúrcuma (con pimienta negra)

Polvo de especias de cúrcuma

Annmartianova80 | Veinte20

4. Verdes de hoja

Plato de espinacas

Ekaterina Budinovskya | Veinte20

“Las verduras de hoja son un alimento básico en las dietas saludables para el cerebro porque contienen folato, que es una vitamina B que apoya el desarrollo neurológico y la función de los neurotransmisores”, explica Naidoo. “La deficiencia de folato se ha relacionado con un aumento de los síntomas de la depresión, así como con el envejecimiento cognitivo”.

Naidoo dice que sus verduras de hojas verdes favoritas incluyen:

  • Rúcula
  • Dientes de leon
  • Espinacas
  • Acelga
  • Berro

¿No eres fanático de las ensaladas? También puedes disfrutarlos como ingredientes creativos en tus platos favoritos, como pasta, burritos o como aderezo de pizza.

5. Alimentos fermentados

Tazón de yogur

David Tanke | Veinte20

La fermentación implica agregar alimentos a un cultivo de microorganismos que luego se alimentan de los azúcares de los alimentos. Esto crea otros productos, como el ácido láctico, que pueden generar bacterias beneficiosas para el intestino.

“Tenemos lo que se llama una conexión intestino-cerebro”, dice Naidoo. “Entonces, cuando comemos alimentos fermentados y mejoramos nuestra salud intestinal, también podemos mejorar nuestra función cognitiva”.

Le gusta comer kimchi casero como bocadillo con palitos de apio, o combinarlo con ensaladas para darle más textura y sabor. Algunos otros alimentos fermentados que Naidoo recomienda:

  • Chucrut
  • Miso
  • Kombucha
  • Kéfir
  • Yogur

Sin embargo, grandes cantidades de alimentos fermentados pueden causarle hinchazón. “Si se siente incómodo, reduzca su consumo hasta que su intestino y su cuerpo se adapten”, aconseja Naidoo.

También querrá verificar las etiquetas de los alimentos para asegurarse de que lo que está comprando realmente esté fermentado. Por lo general, verá una etiqueta que menciona “culturas activas vivas”.

Lauren Armstrong es dietista y asesora de nutrición. También fue nutricionista del programa The Women, Infant and Children (WIC). Lauren recibió su licenciatura en dietética de la Universidad de Western Michigan y ha escrito para varias publicaciones, incluyendo Livestrong y HealthDay.

No te pierdas:

.
Read more World News in Spanish

Source