República Centroafricana informa que 10.000 niños siguen luchando con grupos militantes

Unos 10.000 niños siguen luchando junto a grupos armados en República Centroafricana más de una década después de que estallara la guerra civil, dijo el gobierno el lunes.

Marthe Kirima, ministra de Familia y Género, dijo en un comunicado que todavía se recluta a niños como combatientes, espías, mensajeros, cocineros e incluso se los utiliza como esclavos sexuales. Aunque 15.000 niños han escapado de las fuerzas rebeldes, dijo, muchos están traumatizados y tienen dificultades para volver a la vida normal.

La nación, rica en minerales pero empobrecida, ha tenido conflictos desde 2013, cuando los rebeldes predominantemente musulmanes Seleka tomaron el poder y obligaron al entonces presidente Francois Bozize a dejar su cargo. Las milicias, en su mayoría cristianas, contraatacaron y también atacaron a los civiles.

LA REPÚBLICA CENTROAFRICANA ENFRENTA UNA CRISIS HUMANITARIA CON 2,4 MILLONES DE PERSONAS QUE NECESITAN AYUDA, DICE LA ONU

Las Naciones Unidas, que tienen una misión de mantenimiento de la paz en el país, estiman que los combates han matado a miles de personas y desplazado a más de un millón de personas, o una quinta parte de la población. En 2019 se alcanzó un acuerdo de paz entre el gobierno y 14 grupos armados, pero los combates continúan.

África

La República Centroafricana ha informado de que unos 10.000 niños siguen luchando junto a grupos armados en el país. (Fox News Digital)

La ONU está tratando de impedir que los niños se unan a grupos armados y facilitar que los liberados se reintegren a la sociedad. Ha creado programas de formación para que puedan convertirse en mecánicos, albañiles, carpinteros o ejercer otras profesiones.

Algunos ex niños soldados dijeron a The Associated Press que sus desgarradoras experiencias los habían empujado a convertirse en embajadores de la paz.

"Tomé las armas porque Seleka fue asesinado por mi madre y mi padre", dijo Arsene, que insistió sólo en su nombre debido a lo delicado de la situación. Dijo que un grupo rebelde cristiano lo reclutó cuando tenía 14 años. Después de tres años de lucha, ahora les dice a los jóvenes que no se unan a los grupos rebeldes.

Ousmane, otro ex niño soldado, dijo que unirse a los rebeldes arruinó su vida y la de quienes lo rodeaban. "Lo que hicimos es indescriptible", dijo.

La Fundación Dany Ngarasso, un grupo de la sociedad civil local, pidió al gobierno que acelere el proceso de paz para proteger a los niños soldados.

HAGA CLIC AQUÍ PARA OBTENER LA APLICACIÓN FOX NEWS

"Puede que hayan luchado ayer, pero hoy todavía pueden hacer campaña por la paz", afirmó el director de la fundación, Ngarasso.

Read more World News in Spanish